Cecilia Perrín, embarazada con cáncer, rechazó el aborto y salvó a su hija Agustina

  • PDF

20130607-cecilia-perrin-embrazada-con-cancerEstos días en los que se comenta el caso duro de los embarazos de "Beatriz", en El Salvador, muchos recuerdan la figura de la argentina Cecilia Perrín, que se casó hace 30 años, y apenas unos meses después se encontró embarazada y con un cáncer de lengua. 

Los médicos fueron claros: “Hay que hacer un aborto terapéutico”. Ceci también lo tenía claro: ofrecería su vida por la de su hija María Agustina. Se puso en manos de Dios. Su hija nació en julio del 1984 en Buenos Aires, y ocho meses después Cecilia murió: nació en el Cielo. Hoy está en proceso de canonización.

Cecilia Perrín vino al mundo el 22 de febrero del año 1957 en Punta Alta, Buenos Aires. Su familia era profundamente católica y en ellos caló enseguida el espíritu del Movimiento de los Focolares, fundado por la italiana Chiara Lubich. 

Sus padres, Angelita y Manolo, que pertenecían a esta asociación, le hicieron partícipe deuna intensa formación cristiana que habría de apoyarle en los momentos más difíciles de su enfermedad. Eran cinco hermanos y su vida estaba muy unida a la parroquia de María Auxiliadora, en donde se bautizó, recibió la Primera Comunión y se confirmó. 

Antes de casarse, Cecilia trabajaba en el Instituto Estrada, en donde también impartía catequesis. Los recuerdos que tienen sus antiguos compañeros y amigos es que Cecilia era una chica normal, alegre, que vestía a la moda y que también transmitía un profundo amor a Jesucristo, a quien predicaba con la palabra y con el ejemplo.

Tras dos años de noviazgo, se casó con Luis Buide el 20 de mayo de 1983, ahora hace 30 años. Cuentan que fue tanta gente a su boda que hubo que cortar el tráfico porque sus amigos ocupaban totalmente la acera y la calzada.

Los médicos le dijeron que abortara

En febrero del 1984, cuando ya llevaba cuatro meses de embarazo, descubrió una pequeña llaga en la boca. 

Los médicos estudiaron su caso y apenas se atrevían a confesar la enfermedad a la que se enfrentaba: tenía cáncer. Éste era irreversible y el tratamiento chocaba frontalmente con su ilusión de ser madre. Los médicos le ofrecieron hacer un “aborto terapéutico”, pero ella pronunció su “Fiat” a Dios con serenidad y apoyada por su familia y, sobre todo, por su marido. 

La misma Cecilia lo afirma: “Hoy le pude decir a Jesús que ‘sí’. Que creo en su amor más allá de todo, y que todo es Amor de Él. Que me entrego a Él”.

Dada su decisión de proseguir con el embarazo, los médicos apenas tenían unas pocas posibilidades y oportunidades de maniobra. 

En primer lugar le propusieron practicar una operación bastante delicada en la mandíbula. Tenía inconvenientes, como el tener que alimentarse durante tres meses por sonda, lo que suponía un posible grave problema para el bebé. 

Como la cosa no estaba nada clara, Cecilia no quiso arriesgar a su hija. Con todo, los médicos intentaron un “arreglo” que, lamentablemente, no paró el desarrollo del tumor.

“Sí, Jesús, te doy todo”

Finalmente, Agustina nació en julio de 1984 y, poco después, Cecilia se sometió a una nueva intervención.Sin embargo, no pudieron hacer mucho, pues el cáncer estaba más avanzado de lo que pensaban. Con todo, Cecilia sólo tenía en su corazón a su marido y a su hija, además de a Dios, quién le hacía descubrir paz y felicidad en donde los demás sólo veían un fracaso. 

En una carta de Cecilia al Arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Mayer confiesa: “Hace días sentía de darle todo a Jesús pero con la voluntad y el pensamiento, no con el sentimiento, no podía de esta forma decirle SI, porque me invadía un gran temor que me lo impedía. El otro día en el quirófano estando sola antes de que me durmieran pude decirle sintiéndolo: Sí, Jesús, te doy todo. Cuando desperté sentía una gran tranquilidad pese a que lo que me dijeron era bastante desalentador”.

Estos últimos meses de su vida no fueron una triste y lastimosa cuesta abajo que habría de concluir en la muerte. No, al contrario, fue una subida al Calvario lleno de sentido y de amor a quienes le rodeaban y por quienes ofreció cuanto tenía: “Señor quiero ser como Vos quieras que sea; tener la personalidad que desees, ser ante el que está a mi lado como Vos quieras que sea. Tener la belleza que Vos quieras que tenga.

"Donde me entierren, que sea alegre"

Así, el uno de marzo del 1985, antes de acabar el día, María Cecilia Perrín pasó a la casa del Padre. Apenas contaba con veintiocho años. Sus restos mortales descansan en la Mariápolis Lía, en O’Higgins, Buenos Aires. La Mariápolis Lía es un centro de espiritualidad, formación y de encuentro con Dios promovido por el Movimiento de los Focolares. 

Fue enterrada allí mismo por expreso deseo suyo, pues manifestó que el lugar a donde fueran a visitarla habría de ser un lugar alegre y de vida, y no triste y desolado.

María Cecilia Perrín de Buide escribió una historia mientras estaba pasando esos momentos tan difíciles. Esta historia representa cómo el dolor es una dura experiencia, pero a la vez alegre pues es el camino que da vida a su hija Agustina; a la vez es la que le abre la puerta del cielo y le ofrece el encuentro con Dios, en el que se apoyó y del que obtuvo fuerzas para llevar una vida en donde la hermosura del alma es más grande que la hermosura de exterior.

Abierta la causa de canonización

Y así fue, pues su fama de santidad, la heroicidad de su entrega y las muchas gracias que fueron escuchadas y concedidas han hecho que comenzase su causa de beatificación diez años después, declarando a Cecilia como Sierva de Dios. Su causa continúa por buen camino.

Diputación 8, Planta 6ª- Dpto 10 | 48008 BILBAO    provida@providavizcaya.com   |   Teléfono: 94 479 38 76 - 685 516 935
You are here