¿Cuándo comienza la vida humana? La respuesta final

  • PDF

cuando-comienza-la-vida-humana-20141001Dr. C. Ward Kischer

Un embriólogo humano habla sobre temas socio-legales en torno al embrión humano.

Desde 1973, cuando se falló la sentencia de Roe v. Wade, ha habido muchos problemas socio-legales que implican al embrión humano.

 

 

Aborto, aborto por nacimiento parcial, fertilización in vitro, la investigación del tejido fetal, la investigación con embriones humanos, la investigación con células madre, la clonación y la ingeniería genética son temas centrales de la Embriología Humana. Cada uno de estos temas se ha rebajado a una cuestión de cuándo comienza la vida humana. Y esa pregunta es tan prominente en los medios públicos hoy como cuando fue planteada por primera vez en 1973.

Por ejemplo: Bill O'Reilly, conductor del programa del canal Fox News Cable, The O'Reilly Factor, entre julio de 2001 y marzo de 2002, declaró tres veces en su programa: "Nadie sabe cuándo comienza la vida humana".

Hace dos años, cuando hubo un debate público en torno al cultivo de embriones humanos tempranos en una placa de Petri, el senador Orrin Hatch y el ex senador Connie Mack, ambos, dijeron: "no es una vida humana hasta que está en el útero" [1].

El editorial principal en el Arizona Daily Star del 26 de enero de 2003 señala: El proyecto de ley ratificado por la Comisión Judicial del Estado que requiere que debe informarse a la mujer de la edad gestacional del feto antes de un aborto, fue un "intento de responder a la pregunta cargada de emociones de cuándo comienza la vida". También dijo que "el proyecto de ley no es mas que otro intento de convertir un problema médico privado en uno moral y religioso".

USAToday informó el 24 de enero de 2003 que Amy White, quien escribe comentarios mensuales en el St. Louis Post Dispatch, declaró en un artículo sobre el 30 aniversario de Roe v Wade: "... ¿Cómo podemos navegar por nuestro camino a través de los minados campos morales... cuando todavía no es seguro cuándo comienza la vida?"

Duncan Hunter, congresista de California, está preparado para introducir un proyecto de ley que declara "la vida comienza en la concepción". Aunque ese proyecto de ley se había introducido antes, el tema nunca ha llegado a votación.

Algunas legislaturas estatales están considerando medidas similares, por ejemplo New Hampshire. La representante estatal Barbara Hagan presentó su proyecto de ley que dice: "la vida comienza en la fecundación". Sin embargo, oponiéndose a tal proyecto, el representante Peter Allen, demócrata, declaró que todavía es una cuestión de semántica  cuándo comienza la vida. Otro opositor, el representante demócrata Frances D. Potter, afirmó que el proyecto de ley estaba "fundado en la religión".

Hay legiones de políticos y expertos que son totalmente refractarios a hechos científicos.

Además, es lamentable pero cierto que gran parte del público en general tiene poca experiencia en biología reproductiva básica, y menos aún en Embriología Humana. Como consecuencia, esta información básica se ha corrompido con bastante facilidad en el discurso público.

La ciencia de la Embriología Humana

Hipócrates (460-377 aC) escribió sobre el desarrollo del embrión de pollo. Más tarde, Aristóteles (384-322 aC) escribió un tratado sobre sus observaciones del desarrollo del embrión de pollo y otros embriones. Generalmente él es considerado como el "fundador" de la embriología. Posteriormente hubo muchas observaciones publicadas de desarrollo embrionario y fetal, incluyendo dibujos de un útero gestante diseccionado de Leonardo da Vinci (siglo 15, AD), aunque con ciertos errores.

La invención de lupas y lentes y del microscopio facilitaron el estudio del embrión de pollo a Marcello Malpighi (1628-1694), pero también dieron lugar a uno de los más profundos errores al describir el desarrollo humano, la del homúnculo. Esto era un humano en miniatura que se creía que había sido visto dentro de la cabeza de un espermatozoide humano y que se suponía que se agrandaba cuando se depositaba en la hembra. Esta fue la base de la teoría de la preformación que muchos creyeron hasta bien entrado el siglo 18.

Con el tiempo esta teoría dio paso a la de la epigénesis, es decir, el individuo surgió gradualmente durante el desarrollo por medio de "glóbulos" o tejidos en desarrollo y en crecimiento sobre un "glóbulo" preexistente o tejido. La teoría celular desarrollada por Schleiden y Schwann en 1839 apresuró nuestro conocimiento de la embriología y dispuso la comprensión de que un espermatozoide se fusiona con un óvulo ("huevo") y forma un cigoto, el embrión unicelular, que luego se divide y añade más células y tejidos en la definición del cuerpo en desarrollo.

Wilhelm Roux, Hans Spemann, ganador del premio Nobel en 1935, y otros continuaron con muchos experimentos en invertebrados y vertebrados inferiores y constituyeron la base de la ciencia de la embriología experimental, hoy reconocida como la biología del desarrollo.

Sin embargo, parafraseando a Pierre Charron (1541-1603), el estudio apropiado de la humanidad es el hombre. Como padre de la embriología humana generalmente se considera a Wilhelm Su (1831-1904). El desarrolló el método de reconstrucción, es decir, la elaboración de dibujos descriptivos a partir de embriones humanos seccionados para mostrar una estructura tridimensional.

Aunque la argumentación sobre la fertilización del ovocito por el espermatozoide humano se realizó de forma intuitiva mediante la observación del proceso en mamíferos hace más de 100 años, la observación directa del proceso en el ser humano se hizo aproximadamente en 1968. La importancia de esto se determinó experimentalmente por el posterior crecimiento del nuevo individuo y la implantación con éxito y con el completo desarrollo hasta el nacimiento. Esto se logró con el nacimiento del bebé Louise Brown en Inglaterra en julio de 1978. Pronto siguieron otros éxitos.

El Continuo de la Vida

Los hechos antes mencionados, junto con la constancia de la duración de la gestación, aproximadamente 38 semanas, establecen razonablemente que la vida del nuevo ser humano comienza con la fecundación. Prácticamente todos los embriólogos y todos los tratados principales de Embriología Humana establecen que la fertilización marca el comienzo de la vida del nuevo ser humano individual.

La razón por la que esto es verdad es la siguiente:

Desde el momento en que el espermatozoide entra en contacto con el ovocito, en las condiciones que hemos llegado a comprender y describir como normales, todo el desarrollo posterior hasta el nacimiento de un recién nacido vivo es un hecho consumado. Es decir, después del contacto inicial del espermatozoide y el ovocito no hay un momento subsiguiente o etapa que se mantenga en arbitraje o en suspenso por la madre, el embrión o el feto. Tampoco es necesaria una segunda aportación, o una señal o detonante del macho a fin de continuar y completar el desarrollo hasta el nacimiento. El desarrollo humano es un proceso continuo en el que las llamadas etapas se superponen y se mezclan unas en otras. De hecho, toda la vida está contenido dentro de un continuo de tiempo. Por lo tanto, el comienzo de una nueva vida viene impuesto por el comienzo de la fertilización, el evento reproductivo que es la esencia de la vida.

En esto radica la importancia de distinguir entre la ciencia de la biología del desarrollo y la ciencia de la Embriología Humana. Dentro de la ciencia de la Embriología Humana, el continuo de la vida se aprecia más plenamente. Somos ahora más conscientes del hecho de que el desarrollo y los principios del desarrollo no cesan con el nacimiento. Así, el continuo del desarrollo humano no cesa hasta la muerte, cuando quiera que ocurra, en el útero o a los 100 años de edad.

La Terminología Básica

Para el profano no es importante recordar términos embriológicos, o estudiar sus raíces griegas por dos motivos: 1) Es el continuo de la vida lo que es importante como hecho biológico y 2) Incluso los embriólogos humanos siguen el discurso y perfeccionan nuestro idioma. La terminología de la Embriología Humana es importante sólo en el sentido taxonómico. Esta terminología permite que los embriólogos humanos se comuniquen entre sí. También es importante de la misma forma para algunos obstetras y pediatras. Sin embargo, que conste, prácticamente todos estos términos han sido manipulados en artículos de prensa y en el discurso público de los muchos asuntos socio-jurídicos, incluyendo sesiones del Congreso. Por lo tanto es necesaria una revisión rápida para identificar aquellos términos que se han manipulado.

Cuando el esperma se fusiona con el ovocito secundario tiene lugar la fertilización. La fusión se refiere a un cigoto, una sola célula pero con dos pronúcleos, cada uno de los cuales contiene bien los cromosomas maternos o bien los paternos. Los primeros son proporcionados por el ovocito y los segundos por el espermatozoide. Estos pronúcleos se unen para reconstituir el número apropiado de cromosomas para nuestra especie (llamado diploide) que es 46 cromosomas, incluyendo 2 cromosomas sexuales. A partir de esta unión la única célula se divide en dos células y la división continúa hasta que se forma un clúster o bola de células llamada mórula. Poco después, las células de la  mórula se dividen y reagrupan formando una pequeña cavidad por encima de la cual queda una masa de células. A esto se le llama blástula, y cuando la cavidad se hace más grande al embrión se le llama blastocisto y a la masa de células sobre él se le llama masa celular interna o ICM. Desde la fertilización han tenido lugar otros acontecimientos, especialmente el movimiento del embrión hacia la parte inferior de la trompa de Falopio, asumiendo que la fertilización ha tenido lugar en el tercio superior del tubo, que es lo óptimo, de modo que el embrión está posicionado correctamente dentro del útero y listo para la implantación. Esto tarda de 5 a 6 días. El borde exterior de células del embrión tiene propiedades especiales que le permiten "invadir" el revestimiento del útero. Entre los muchos eventos simultáneos que se producen están los cambios en las células del embrión que "regulan" su destino. De hecho tal regulación comenzó  probablemente en la primera división celular del embrión, cuando tiene lugar una producción inusual pero significativa de un inmunosupresor, el factor de embarazo temprano. Esto previene el rechazo del embrión "extraño" por la madre.

Además, la "regulación" que tiene lugar entre las células del embrión temprano tiene que ver con la comunicación entre ellas, que permiten el movimiento de materiales,  proporcionando señales o instrucciones para una célula o células provocando que se dividan o que no se dividan, o para responder de una forma general o específica que puede definir su destino o potencial.

A menudo se oye el grito de guerra de los defensores del aborto: "mi cuerpo, mi elección". Ciertamente, ejercen una elección, pero, no es sólo "mi cuerpo". Hay dos (2) cuerpos, cada uno genéticamente diferente, y cada uno "extraño" al otro. Hay que reconocer que el cuerpo del embrión temprano es muy activo en sus rituales diarios de supervivencia.

Antes de aproximadamente 14 días tras la fertilización, el embrión está ya compuesto de dos capas, una capa superior o epi-capa, y un inferior o hipo-capa. A los 14 días aparece una tercera capa incrustada entre las capas superior e inferior. En este momento las células de esta tercera capa se están dividiendo y la dirección del movimiento de estas células es en su mayor parte hacia el extremo craneal del embrión, pero también, en menor medida y movimiento, hacia el extremo caudal del embrión. Esta división y movimiento de las células produce una primitiva sacudida. Posteriormente, la forma y apariencia del embrión cambian dramáticamente. Fenómenos como curvar, doblar y plegar esculpen el embrión de manera más definitiva. Esto se produce en gran medida por la proliferación diferencial. En otras palabras, algunas células o grupos de células se dividen más rápidamente o más lentamente que otras. Esto cambia la apariencia y la forma del embrión.

Cada momento del desarrollo se integra en el momento subsiguiente. Pero incluso el sentido común nos dice que este llamado desarrollo no cesa al nacer. Continúa hasta la muerte. En cualquier punto en el tiempo, durante el continuo de la vida, existe un ser humano completo e integrado. Esto se debe a que con el paso del tiempo desde la fertilización hasta una persona de 100 años de edad, todas las características de la vida cambian, aunque a ritmos diferentes y en diferentes momentos: tamaño, forma, contenido, función, apariencia, etc

Embarazo

El embriólogo humano Bruce Carlson, en su libro de texto de 1994: "Embriología Humana y Biología del Desarrollo", afirma en su frase inicial: "El embarazo humano comienza con la fusión del óvulo y el espermatozoide..." [2]. Esto es así porque el asunto de interés para la Embriología Humana es el embrión humano, ya sea en la trompa de Falopio, en el útero, ectópico o colocado en una placa Petri. Además, para una mujer embarazada, la fecha esperada del parto, la edad de fertilización, el periodo de gestación o el proceso de dar a luz, siempre se calculan de forma que la duración del  embarazo comienza en la fecundación.

La idea de que el embarazo comienza en la implantación del embrión en el útero se generó hace más de tres décadas. En ese momento había preocupación por la acción de los anticonceptivos químicos. Albert Rosenfeld escribió en su libro: "Second Genesis" (1969):

"Debido a que estas sustancias no impiden que los espermatozoides penetren y fertilicen el óvulo (la definición clásica de la concepción), no son estrictamente anticonceptivos. Lo que hacen es impedir que el óvulo recién fertilizado se implante en el útero. Dado que la interferencia se produce después de la concepción, algunos sostienen que esa práctica constituye aborto. Una forma de evitar este impasse fue sugerida por el Dr. A.S. Parkes, de Cambridge: Equiparar la concepción con el momento de la implantación en lugar del momento de la fertilización, una diferencia de sólo unos pocos días" (énfasis añadido) [3].

Por lo tanto, un hecho de la ciencia dio paso a la corrección política.

La corrupción de la ciencia de la Embriología Humana

¿Porqué el hecho básico de cuándo comienza la vida humana, y otros hechos sobre el desarrollo humano se empezaron a analizar, modificar y corromper tanto? Para responder a esto tenemos que ver lo que realmente sucedió en la Corte Suprema de Los Estados Unidos en 1973.

La Corte Suprema de Justicia:

Roe v. Wade

El ataque de hoy en día a la Embriología Humana comenzó en 1973 en los argumentos orales de Roe v. Wade, y en la opinión mayoritaria escrita por el juez Harry Blackmun [4]. Él escribió: "No necesitamos resolver la difícil cuestión de cuándo comienza la vida". Se refirió a las "disciplinas de la medicina, la filosofía y la teología" como "incapaces de llegar a un consenso". Parecía que estaba hablando de la vida biológica infiriendo que "la medicina" podría definir su comienzo. Pero entonces, Blackmun dijo lo siguiente: "Siempre ha habido un fuerte apoyo a la idea de que la vida no comienza hasta el nacimiento vivo. Esta era la creencia de los estoicos". Esto fue como decir que la ciencia no había progresado nada desde el año 300 a.C.

Claramente, Blackmun mezcló vida biológica con vida filosófica, a pesar de que nunca se había hecho referencia en su decisión a la vida biológica per se.

Durante la vista oral, en la segunda audiencia ante la Corte Suprema de Justicia, Robert Flowers, argumentando para los demandantes, expuso claramente la posición del Estado de Texas: "La vida humana comienza en la concepción y está presente durante todo el embarazo". Sin embargo, el Juez Blackmun preguntó entonces a Flores si esa era "una pregunta médica". Entonces Flowers comprometió su posición al legitimar que Blackmun reformulara la declaración de Flowers en forma de pregunta, y dijo que (refiriéndose a la pregunta ahora dada por buena cuando no era una pregunta en absoluto) ello debería decidirse por "decisión legislativa". En un golpe letal, Flowers destruyó la base científica de su testimonio.

Entonces el juez Marshall dijo: "Quiero que me proporcione un escrito médico identificable, de cualquier clase, que diga que en el momento de la concepción el feto es una persona". Flowers respondió: "No creo que pueda darle eso a usted sin investigar a fondo los informes que se han presentado en este caso, su señoría".

Claramente, Robert Flowers no estaba preparado para argumentar sobre la vida biológica de un nuevo ser humano individual, o para forzar a los jueces a ser coherentes y convincentes con sus preguntas y/o declaraciones.

En este caso ¿el comportamiento de los jueces de la Corte Suprema fue falso, intelectualmente deshonesto o simplemente ignorante? Hacer una pregunta como esa es como aplicarse una etiqueta de oprobio; pero, de ser así, se lo merecía con creces porque los hechos científicos estaban plenamente disponibles para los jueces, que son asistidos por un ejército de asesores jurídicos y asistentes que fácilmente podrían haber obtenido esos vitales hechos científicos.

Webster v. Servicios de Salud Reproductiva de Missouri

En el caso Webster, fallado en octubre de 1988, un informe amicus curiae de 167 distinguidos científicos y médicos, incluyendo 11 premios Nobel, declaraba en el resumen de su argumentación: "No hay consenso científico sobre que la vida humana comienza en la concepción, en una determinado estado de desarrollo fetal o en el nacimiento". Tal declaración no sólo es indignante, sino que es equivalente a "La Gran Mentira". ¿Cómo fueron elegidos estos 167 y quiénes eran? Susan Solomon, una estudiante graduada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona, investigó a este grupo y llegó a la conclusión de que NI UNO SOLO de ellos era embriólogo humano [5].

Stenberg v. Carhart

En Stenberg v. Carhart , el caso de aborto por nacimiento parcial de Nebraska, fallado en junio de 2000, no menos de cinco (5) jueces utilizaron, reconocieron y respaldaron la expresión "vida humana potencial" en sus opiniones por escrito [6]. Esta frase había aparecido en el veredicto de Blackmun en Roe v. Wade en 1973. Veintisiete años más tarde se mantenía validada.

En términos sencillos, la vida humana nunca es potencial. La vida es la vida. Una vida que no se está viviendo está muerta. La confusión continúa. Los jueces infieren una naturaleza biológica cuando hablan del nacimiento o del nacimiento parcial del feto, pero luego dictaminan con términos cuasi legales como "persona" y concluyen que "la vida es potencial".

No pueden evitar que se compare con un veredicto similar realizado en la Alemania nazi en la década de 1930: que algunas vidas humanas eran infrahumanas, "untermenschen; Lebens unwertenleben": vidas no merecedoras de la vida.

Claramente, la revisión de la ciencia de Embriología Humana comenzó con el veredicto de Blackmun en el caso Roe v. Wade. A pesar de los volúmenes escritos para corregir los errores, la declaración de Blackmun ha prevalecido y ha dado lugar a una plétora de otras revisiones, algunas de ellas tan atroces que desafían el sentido común y los hechos opuestos registrados.

Los científicos equivocados están hablando del embrión humano

Ninguno de los grupos de expertos convocados por el Presidente Clinton y el Presidente Bush han incluido nunca a un embriólogo humano. Recientemente, dos científicos diferentes, cada uno de las cuales indirectamente dijo ser embriólogo humano, pero no lo eran, declararon ante el Comité de Bioética del Presidente. El hecho es que ningún embriólogo humano ha sido invitado a testificar ante cualquier comité o comisión presidencial.

Lee Silver, profesor de Biología Molecular de la Universidad de Princeton, fue autor de un artículo publicado por el Washington Post el 19 de agosto de 2001, titulado: "Mira a lo que estás llamando embrión". Declaró que el embrión humano no es realmente una vida humana, que "embrión" y "vida" tiene diversos significados.

Michael Gazzaniga, profesor de Neurociencia en el Dartmouth College, y miembro del Consejo de Bioética del Presidente, fue el autor de un artículo publicado por el New York Times el 25 de abril de 2002, titulado: "Cigotos y personas no son exactamente lo mismo". Afirmó que la "iniciación de la vida" por clonación es "una cuestión de religión y de ética", no de la biología (o Embriología Humana). Se refiere al embrión humano temprano como "un grupo de células", y como "del tamaño del punto de la [letra] i". De esta forma ahora vemos el valor de la vida humana rebajado según su tamaño. ¿Significa esto que las personas pequeñas son menos importantes o menos humanas que la gente grande?

Mary Hendrix, profesora de anatomía en la Universidad de Iowa, testificó ante el Comité del senador Harkins el 18 de julio de 2001, aprobando el uso de embriones "sobrantes" y clones terapéuticos de embriones humanos como fuentes de células madre para investigación. Ella dijo: "Las células madre embrionarias de la masa celular interna no pueden formar un ser humano, ni siquiera cuando se implanta en el útero de una mujer". Está equivocada y en desacuerdo con todos los tratados de Embriología Humana y con la evidencia objetiva conocida a través de los laboratorios de fertilización in-vitro. Pero ¿qué saben estos senadores? Escuchan a científicos que no son embriólogos humanos, que crean sus propias páginas web conteniendo información falsa, con un glosario de definiciones imprecisas sobre el desarrollo humano, sin haber consultado jamás datos de Embriología Humana.

Los medios de comunicación son cómplices de tales revisiones de la verdad de la Embriología Humana, ya que aún no ha aparecido un artículo publicado por un embriólogo humano en los medios de comunicación que revele la verdad de la Embriología Humana y lo equivocados que están estos no - embriólogos humanos.

El preembrión

En 1979 Clifford Grobstein, un embriólogo de ranas, inventó el término "preembrión" en su publicación en la revista Scientific American titulada: "Fertilización Humana Externa" [7]. Claramente admitió que este término se concibió con el fin de rebajar el "status" del embrión humano. Por entonces, el Secretario de Salud, Educación y Bienestar, Joseph Califano Jr., había pedido públicamente una evaluación del embrión humano temprano debido a la proliferación de clínicas y laboratorios de fertilización in-vitro, y le preocupaba el status moral de lo que era esencialmente experimentación con el ser humano temprano.

En consecuencia, Grobstein acomodó esta preocupación presentando el término "preembrión" y declarándolo como "pre-persona". Su justificación para estos términos se basaba en Embriología Humana falsa. En el mismo artículo Grobstein también inventó el término "individualización", y declaró que debido a que el embrión humano temprano podía dividirse en dos (o más) "individuos" (gemelos idénticos - o lo que llamamos gemelos monocigóticos [MZ]) antes de 14 días tras la fertilización, no se había producido la "individuación". Por lo tanto, su razonamiento era que debido a que el "individuo" no estaba presente, ergo, el ser humano, o como él mismo dijo, la "persona" no estaba presente. De este tortuoso razonamiento viene la convicción de algunos de que ni siquiera la vida humana está presente antes de los 14 días. Del cuestionamiento del arbitrario término "persona" (o "personalidad") nunca se especifica que únicamente es una interpretación jurídica, sino que se deja a la imaginación de cada uno que de alguna manera la inferencia biológica está en tela de juicio.

La invención de Grobstein se sigue utilizando y publicando ampliamente incluso hoy en día por muchos políticos, expertos e incluso muchos científicos.

En primer lugar, aquellos que devalúan el embrión humano temprano por la lógica de Grobstein nunca puntualizan lo que realmente sucede en Embriología Humana, que es que gemelos monocigóticos (MZ) se producen tan sólo en el 0,22% de todos los nacidos vivos. La probabilidad, entonces, es que el 99,78% del resto de nosotros estamos, de hecho, "individuados". Considerando que Grobstein aplicó su concepto a todos los embriones humanos, simplemente no es cierto.

Los términos "preembrión" y "individualización" han sido totalmente desacreditados, no sólo por todos los embriólogos humanos sino que también han sido rechazados por el Comité de Nomenclatura de la Asociación Americana de Anatomistas para su inclusión en el léxico oficial de terminología anatómica, Terminología Embriológica. Estos términos no se utilizan en ningún tratado oficial de Embriología Humana.

Marcador de Eventos

Howard Jones, Jr. en representación del Instituto Jones de Medicina Reproductiva fue autor de un editorial en el Diario de Fertilidad y Esterilidad, en abril de 2002, titulado: "Qué es un embrión" [8]. Citó los "marcadores de eventos", dando validez al "preembrión", que rebajaban el "valor" del embrión humano y luego indicó que la "individualización" era el evento marcador, antes del cual deberían adquirirse las llamadas células madre para investigación.

También citó como otro "marcador de eventos" la rara circunstancia de la "mola hidatiforme". Este es un defecto genético por el que el embrión no se desarrolla. Afirma que, como no se podía predecir cuando estaría presente esta anomalía rara y extraña, entonces, de acuerdo con su lógica, un embarazo normal con un embrión normal tampoco podría predecirse. Por lo tanto, tendríamos que esperar un tiempo después del cual no tendríamos constancia de que se diera la "mola" para poder declarar la presentación normal del "ser humano". Una vez más, la lógica es tortuosa y no está a la altura de un razonamiento de sentido común.

Si el razonamiento de Jones fuera mínimamente aceptable, entonces uno tendría que concluir que toda la vida tiene los así llamados "eventos marcadores", que luego podrían ser utilizados de cualquier forma caprichosa y arbitraria. Por ejemplo, la glándula del timo, decisiva para proporcionar inmunidad al ser humano, desaparece en la mayoría de los adultos. ¿Marcaría el momento de su desaparición el fin del valor de esa persona? Otro ejemplo: el crecimiento de los huesos largos termina alrededor de los 25 años de edad con el cierre de las "placas de crecimiento". ¿Sería también esto un marcador de evento devaluando arbitrariamente el ser humano?

La clonación y la investigación con células madre

¿Es un clon una vida humana?

Con el fin de responder a esta pregunta primero debemos examinar lo que es la clonación, su historia, lo que produce y lo que se pretende con su uso.

La palabra clon viene del griego - Klon, que significa ramita o rama. La implicación es evidente. Tal y como se ha utilizado el término y se utiliza hoy en día, la interpretación común es que un clon es "una copia exacta". Esto no es exactamente cierto, porque si el núcleo de una célula donante, o los cromosomas del mismo, o su ADN intacto se coloca en un ovocito de acogida en el que el núcleo se ha eliminado, y es estimulado para dividirse y desarrollarse normalmente, entonces, en teoría, todo lo del donante se duplicaría [¡en teoría!]; pero también estaríamos tratando con el ADN mitocondrial (el de dentro de los pequeños orgánulos llamados mitocondrias que se encuentran en el citoplasma de la célula anfitriona), que sería diferente del de el organismo donante del que se había obtenido el núcleo. Así que "copia exacta" no es del todo cierto.

Lo anterior describe la "transferencia nuclear de células somáticas" o SCNT. Pero hay otros medios de clonación, por ejemplo, la separación de las células del embrión humano temprano, que se produce de forma natural en el 0'22% de todos los nacidos vivos y resulta en gemelos idénticos. El hecho de que esto ocurra temprano en el desarrollo y en las células ICM del blastocisto refleja una calidad de "totipotencialidad" de las células en el embrión humano temprano; es decir, cada célula es capaz de formar el organismo completo.

La clonación de la oveja "Dolly" plantea una pregunta sobre el valor de dicho procedimiento. Recientemente, en febrero de 2003, Dolly fue sacrificada porque sufría una serie de dolencias. No se ha determinado si sus enfermedades fueron consecuencia de haber sido clonada o surgieron por otras causas. Sin embargo, Dolly fue clonada a través de SCNT de un núcleo de una célula adulta que había estado en cultivo, y que en  cultivo había sido "guiada" químicamente a una parte específica del ciclo celular. En ese punto se asumió que había vuelto a un estado cuasi - prístino, como al principio del estado embrionario. Pero hasta ahora no se ha presentado evidencia alguna para probar esto. Las teorías abundan; por ejemplo se dice que el ADN ha sido desmetalizado. Pero ¿eso es todo lo que se requiere? No lo creo. Después de todo, Dolly sólo fue un éxito entre 277 intentos!

Tal vez con el fin de determinar si un clon es un humano, deberíamos preguntarnos: ¿Era Dolly una oveja? Si Dolly andaba como una oveja, balaba como una oveja y parecía una oveja, entonces debe haber sido una oveja. Es decir, comenzó su vida como una SCNT y se convirtió en una oveja.

Aunque la SCNT es una forma de reproducción asexual, una vez hecha la transferencia y aplicado un estímulo para provocar la primera división celular, ese es el momento equivalente a la fertilización. Así que sí, un clon humano es un ser humano, incluso con la perspectiva de tener fallos, como se sospechaba de Dolly.

Hay otro aspecto de la clonación que actualmente está legislando el Congreso de Estados Unidos. Es la cuestión de la "clonación terapéutica" frente a la "clonación reproductiva". Los defensores de la investigación con células madre están a favor de la primera, pero públicamente en contra de la última. Uno de los principales problemas que no tienen en cuenta es la posibilidad de que las células del clon pueden llevar genes letales o ser propensos a un desarrollo anómalo, como se sospechó en el caso Dolly. Si los defensores de la clonación terapéutica hubieran observado los experimentos originales de clonación SCNT realizados por Robert Briggs y Tom King en 1952, en el Instituto de Investigación del Cáncer de Filadelfia con núcleos embrionarios donantes, habrían descubierto que los datos de estos experimentos demostraron muchas muertes tempranas (como sucedió en los experimentos escoceses) y muchos defectos de desarrollo [9]. Los defensores también reivindican la probabilidad de muchas terapias beneficiosas derivadas de la obtención de células madre a partir de clones humanos, pero casi nunca abordan el hecho de que se están creando seres humanos, y matando, a fin de obtener las células madre.

Pero una persona hizo justo eso, y es el ex presidente de la Federación de Sociedades Americanas de Biología Experimental (FASEB), Robert Rich. Dijo: "La creación de un ser humano mediante la realización de un trasplante nuclear y luego implantar ese clon en el útero de una mujer es moralmente incorrecto" (énfasis añadido). Rich está a favor de la clonación terapéutica, pero admite que el mismo proceso se utiliza tanto para la clonación terapéutica como reproductiva.

El comienzo de la vida humana

Está bastante claro que lo que se sabía hace más de 100 años, incluso intuitivamente mucho antes, es que en la fusión del espermatozoide y el ovocito comienza la vida de un nuevo ser humano individual. En Embriología Humana los términos que se entiende que son fundamentales, de sentido común en el lenguaje son: humano, ser, persona, individuo, ser humano, vida y vida humana. Por desgracia, cada uno de estos términos ha sido analizado y corrompido para significar algo que no es.

Por ejemplo, ya hemos examinado la corrupción del término individuo dando lugar a  individualización, y hemos explicado que esta corrupción es un grave error. Pero se ha creado otro problema, que es: cuando el embrión temprano se divide ¿el alma también se divide? Y, si hasta ese momento no ha habido alma ¿cómo podría haber una persona?

En primer lugar, no se trata de una cuestión de la ciencia, sino de teología o religión. La ciencia está ahí y ha estado ahí desde hace unos 150 años. De hecho, debería estar claro ya que el cuándo comienza la vida humana no tiene ninguna relación en absoluto con la religión.

En suma, prácticamente todos los embriólogos humanos están de acuerdo en que la fertilización es el comienzo de la nueva vida humana individual [10].

Sherlock Holmes lo dijo bien al dirigirse al Dr. Watson: "Es elemental mi querido Watson".

¿Cuál es el futuro de la vida humana?

Los científicos van a seguir manipulando la vida y sus elementos, prácticamente todo bajo la apariencia de terapias beneficiosas. La mayor parte de ellas cae bajo la égida de la ingeniería genética. Han sido y son las propuestas de selección genética, supresión genética, estimulación genética e inserción genética. De hecho, la primera terapia génica se realizó en 1990 a un niño de 4 años con un trastorno inmunológico hereditario; y, en 1999 Jesse Gelsinger se sometió a un tratamiento genético experimental en la Universidad de Pennsylvania. Murió.

Un híbrido es un organismo compuesto de cromosomas a partir de dos organismos diferentes. Ya existe un híbrido ser humano-animal en forma de ratón SCID [11]. Este ratón es un animal nacido, normalmente, sin sistema inmunológico. Por ello se llama SCID, por Inmuno Deficiencia Combinada Severa. Pero este ratón recibió un trasplante de tejido inmune de un feto humano. Dado que el ratón no tenía sistema inmunológico lo normal es que el trasplante no fuera rechazado.

¿Son probables los trasplantes de animales a humanos? Ciertamente se han propuesto y debatido en círculos científicos, como lo han sido las quimeras humano-humano. Estas situaciones requerirán evaluación bioética; la ciencia que participa tiene claro que lo que normalmente estamos de acuerdo en llamar vida, está siendo manipulada. Esto ha provocado que el bioético Arthur Caplan declare: estas formas serán una vida humana o "un embrión genéticamente mal programado", un ser humano imperfecto o simplemente un no-embrión no-adecuadamente formado".

Se recomienda más prudencia, claramente. En la novela de fantasmas de Mary Shelley, Frankenstein dijo: "Había trabajado mucho durante casi dos años con el único propósito de infundir vida a un cuerpo inanimado." Pero cuando fue testigo de los primeros signos de vida en su creación "la belleza del sueño se desvaneció, y el horror y la repulsión llenó mi corazón" [12].

Referencias

Kischer, C. W. 2001. Why Hatch is wrong on human life. Human Events, July 16th.Carlson, Bruce. 1994. Human Embryology, p.1. Churchill - Livingston, New York.Rosenfeld, Albert. 1969. Second Genesis. The coming control of life. p. 108. Prentice - Hall. Englewood Cliffs, New Jersey.Syllabus: Roe et al. v. Wade, District Attorney of Dallas County. Supreme Court of The United States. No. 70 - 18. Decided January 22nd, 1973.William L. Webster et al. v. Reproductive Health Services et al. Amici Curiae Brief of 167 Distinguished Scientists and Physicians Including 11 Nobel Laureates in Support of Appellaes. October, 1988. Reviewed by Susan Solomon, Graduate Student, University of Arizona College of Medicine. Personal Communication.Stenberg, Attorney General of Nebraska et al. v. Carhart. Supreme Court of The United States. No. 99 - 830. Decided June 28th, 2000. Those using the phrase "potential human life" included Justice Breyer, writing for the majority of 5 with affirmations by Justices Stevens, O'connor, Souter and Ginsburg. Dissenting opinions of Justices Kennedy and Thomas also used the phrase.Grobstein, Clifford. 1979. External Human Fertilization. Scientific American, 240: 37-67.Jones, Howard, Jr. 2002. What Is An Embryo? Fertility & Sterility, 77:658-659.King, T.J. and R. Briggs. 1952. Transplantation of living nuclei from blastula cells into enucleated frog eggs. Proc. Nat'l. Acad. Sciences. May, p. 38.Kischer, C. Ward. 1996. The beginning of life and the establishment of the continuum. The Linacre Quarterly, 63:73 - 78. also: Kischer, C. W. and Irving, D.N. 1997. The Human Development Hoax. 2nd edition. pp.4 - 13. Distributed by American Life League.Jeffrey, T. P. 2001. NIH Mass Produces 'Human' Mouse. Human Events. October 12th, pp. 1 - 9.Shelley, Mary. 1818. Frankenstein. Reprinted by Bantam Books, 1981, p.42.

C. Ward Kischer, Ph. D. es profesor emérito de Biología Celular y Anatomía, en Embriología Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona en Tucson, Arizona. Es Presidente de la Comisión Asesora de Bioética de América.

Más información en: http://www.all.org/abac/

Diputación 8, Planta 6ª- Dpto 10 | 48008 BILBAO    provida@providavizcaya.com   |   Teléfono: 94 479 38 76 - 685 516 935
You are here