La ciencia capta la luz que se produce en el momento de la fecundación

  • PDF

la ciencia capta la luz que se produce en el momento de la fecundacion-iker-jimenez-20160527 Iker Jiménez, el presentador del programa "Cuarto Milenio", defiende la vida

Se pregunta “qué es lo que ha pasado en el mundo para que nos hayamos creído la milonga de que algo no está vivo realmente o de que alguien puede incluso opinar libremente, sobre algo tan prodigioso y único como es una vida humana”.

Iker explica que “estamos tan envueltos de cosas, de rapidez y de infoxicación -una mezcla de información e intoxicación- que todo pasa tan deprisa, que al final no reparamos en la pregunta, sin respuesta todavía, de quien somos".

Durante el cierre de su programa, Iker Jiménez cuenta que el Doctor Gaona le mandó unas imágenes “que le impresionaron muchísimo”. Se trataba de esa luz de la que el presentador hablaba de vez en cuando en sus programas. “Era un experimento de fecundación, pero que con las tecnologías actuales, habían logrado vislumbrar algo que seguramente tenga algo que ver con esa luz que muchos persiguen llamado Big Bang, la luz del primer instante del universo”, cuenta Iker todavía sorprendido.

El presentado explica que, gracias a esas imágenes pudo ver que “cuando el espermatozoide entra en el óvulo, ocurre algo que no se había plasmado hasta ahora. Sólo un tipo de cámaras podían recuperar y visualizar esa energía. Resulta que todo se estremece con una especie de luz, una luz real, una luz auténtica”.

“Estos óvulos, que eran simples células, tocadas por ese milagro enorme de la vida, se iluminaba, provocaba una especie de estallido, y todo eso, no teníamos visores para verlo. Ahora sí. Ahora tenemos manera de asomarnos a la luz del confín del universo”, continúa. Jiménez explica que ahora se debe descubrir qué significa “esa luz”, pero asegura que “lo que sabemos es que cada ser vivo, usted y yo, cuando fuimos fecundados, hubo una luz, hubo algo que no sabemos explicar que rodeó ese lugar que iba ser nuestro primer hogar”.

“Estamos en tiempos donde hay mucha sensibilidad para muchas cosas pero muy poca para esos niños. Siempre me he preguntado, aunque es un tema muy polémico, qué ha pasado en el mundo para que nos hayamos creído la milonga de que algo no está vivo realmente, de que algo no tiene luz dentro del seno materno, o de que alguien puede incluso opinar libremente, pienso yo, sobre algo tan prodigioso y único como es una vida humana”, señaló Iker.

La ciencia muestra que en cuanto se ha producido esa luz, hay ya una cadena genética que no será igual a ninguna otra a lo largo de los millones y millones de años que dure el mundo. Un fenómeno que el presentador define como “algo único en las historias de las historias, está ahí ya, funcionando”.

“Pero esto no es una cuestión religiosa, o una cuestión política, es una cuestión puramente científica. Lo que los científicos están viendo es que todo eso extraño de la vida y de la luz misteriosa, está desde el principio, les interesa muy poco a algunos. Nos quieren hacer creer que somos un saco de células, poco menos que desechable, como hay una industria de millones y millones de fetos humanos que vive de eso y que recicla eso, y a pocos le importa”, sentencia.

“Y yo no me meto en aspectos religiosos, que es un tema muy complicado, pero nos preocupa todo mucho, menos la vida inocente de alguien, que ya es alguien. Nos han comido el tarro para que sigan pasando cosas y que aquí nadie diga nada”, asegura Iker.

Iker Jiménez señala que le “da igual que siente bien o siente mal, lo que sabe la ciencia es que prácticamente desde el principio pasan cosas, y que eso es único. Y yo creo que el Estado, debería proteger de alguna forma la unicidad y la identidad de esas personas que tienen derecho a desarrollarse”.

Por último, el presentador de Cuarto Milenio cuenta que le gustaría que “hubiera una conciencia humana de que eso hay que respetarlo, que es algo sagrado, pero no en el aspecto religioso, sino de la cantidad de conjunciones que han tenido que darse para esa cosa que todavía los científicos observan con asombro. Hemos dejado de preocuparnos de esas luces inocentes, habrá que hablar de esto alguna vez, aunque sea tabú”.

Diputación 8, Planta 6ª- Dpto 10 | 48008 BILBAO    provida@providavizcaya.com   |   Teléfono: 94 479 38 76 - 685 516 935
You are here