Neil Gorsuch ya es juez del Tribunal Supremo en EE.UU., que equilibra sus fuerzas en sentido provida

  • PDF

neil gorsuch ya es juez del tribunal supremo en ee.uu. que equilibra sus fuerzas en sentido provida

Por 54 votos contra 45, el Senado de los Estados Unidos confirmó el viernes, 7 de Abril a Neil Gorsuch como el 113º juez del Tribunal Supremo, en sustitución de Antonin Scalia. Como Scalia, Gorsuch es un firme defensor de la vida y de la familia

y partidario de interpretar la Constitución norteamericana según la intención de sus redactores, en vez de hacerla sujeto de interpretaciones según las modas ideológicas del momento, lo que llevó en 1973 a la legalización del aborto (sentencia Roe vs Wade) y en 2015 a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo (sentencia Obergefell).


Las credenciales de Gorsuch, de 49 años, para el cargo (en el que tendrá una previsible larga trayectoria por delante, al ser vitalicio), no admitían duda y eran reconocidas en todas las instancias judiciales: se formó en Columba, Harvard y Oxford, fue letrado del Tribunal Supremo y abogado en un prestigioso bufete de Washington y en el Departamento de Justicia, y desde 2006 ejerció como juez del Tribunal de Apelaciones del Décimo Circuito, en Denver (Colorado), donde ha dejado una excelente fama como jurista.

Durante las veinte horas de interrogatorios a los que fue sometido en el Senado, no fue posible demostrar nada que impidiese ser confirmado en el cargo para el que le nombró Donald Trump el pasado 1 de febrero. Los demócratas estaban dispuestos a toda costa a impedir su nombramiento (que exigía 60 votos), pero los republicanos aprovecharon su mayoría para cambiar las reglas y permitir que fuese confirmado con mayoría simple.

De esta forma Trump cumple su promesa de designar un sustituto a la altura de Scalia, y equilibra las fuerzas en el Tribunal Supremo, preparando el terreno judicialmente para un cambio en el estilo de sus sentencias, que en el futuro podría revertir la legalización del aborto de 1973.


Con esta confirmación se conjura por el momento el gran riesgo de un Tribunal Supremo decantado durante décadas en sentido proaborto, anti-familia y laicista, como habría resultado en caso de un triunfo de Hillary Clinton en las elecciones o de una confirmación del candidato que Barack Obama intentó imponer a pocos meses de las elecciones, negándose el Senado (con mayoría republicana) a tramitarlo por considerar que debía ser el presidente entrante, y no el saliente, quien lo designase. Este riesgo de sesgo ideológico del Tribunal Supremo fue un factor determinante en el voto de muchos votantes conservadores disconformes en otros puntos con Trump.

Diputación 8, Planta 6ª- Dpto 10 | 48008 BILBAO    provida@providavizcaya.com   |   Teléfono: 94 479 38 76 - 685 516 935
You are here