Miles de personas marchan por la vida y contra el aborto en Perú

miles_de_personas_marchan_por_la_vida_y_contra_el_aborto_al_norte_del_peru

El sábado 4 de mayo miles de ciudadanos de Piura, Perú, participaron del II Corso y la XI Marcha y Festival por la Vida bajo el lema “Defender a tu bebe es más que una cuestión de fe”.

El evento inició a las 4 de la tarde (hora local) y fue organizado por el Arzobispado de Piura en el marco de la celebración del Día del Niño por Nacer. Durante el recorrido, las principales calles ciudad estuvieron abarrotadas de pancartas, banderas, globos y pañoletas celestes.

Se sumaron otras ciudades de la región como Bajo Piura, Paita, Sullana, Talara y Tumbes.

El corso fue encabezado por el Arzobispo de Piura y Tumbes, Mons. José Antonio Eguren, quien estuvo acompañado por las principales autoridades políticas, civiles y militares locales.

En su mensaje, el Arzobispo exhortó a “estar alertas y vigilantes para condenar y rechazar cualquier intento por aprobar el aborto” en el país.

“Sobre todo ahora cuando miembros del Gobierno han comenzado a dar declaraciones, tales como que la mujer tendría derecho a decidir sobre su cuerpo, en clara alusión al aborto por propia decisión de la mujer embarazada, cuando bien sabemos que un niño concebido no es una parte del cuerpo de su madre, sino otro ser humano que tiene tanto derecho a vivir como cualquiera de nosotros”, exclamó.

En ese sentido, dijo a la multitud que “defender a un bebé es más que una cuestión de fe”; explicó que “es un asunto de humanidad, de amor, y de paz”.

“Nada, absolutamente nada justifica la eliminación deliberada de un ser humano inocente. ¡El aborto no es y nunca será un derecho humano! Siempre hay que salvar las dos vidas, la de la madre y la de su hijo”, exclamó Mons. Eguren.

En otro momento, el Arzobispo de Piura y Tumbes convocó también a “comprometerse en la defensa de toda vida humana que pueda ser amenazada”, porque el “amor de Dios no hace distinciones entre el ser humano recién concebido que se encuentra en el seno materno, y el niño o el joven, o el hombre adulto y anciano, el sano o el enfermo”.

“Custodiar el sagrado tesoro de toda vida humana es el mejor modo de prevenir cualquier forma de violencia, es el camino más seguro para construir una genuina cultura de paz, un mundo más humano, justo y solidario”, acotó.

Finalmente, Mons. Eguren hizo un llamado a las madres que de repente están pasando una situación difícil por un embarazo inesperado: “Busca orientación y consuelo en tu parroquia, con un sacerdote, con una religiosa, o con un laico. ¡No abortes! La adopción es la alternativa al aborto”.

aciprensa